jueves, 4 de diciembre de 2014

SUPERANDO BARRERAS

Ayer, 3 de Diciembre, fue el día internacional de las personas con discapacidad. Siempre llego tarde. Aunque no está mal, porque así hablamos de causas importantes en días que no son los "reservados" para esas causas, y es que, causas como la discapacidad son importantes todos los días del año.

Difícil sería que pensase de otra forma. Mi madre tiene hipoacusia (pérdida de la audición), igual que mi tía, o mi abuela, cuya sordera es casi total, y tengo otra tía que es sordomuda.

El haberme criado con ellas creo que me ha servido para ver la discapacidad como un fenómeno natural. Para mí, ellas no son seres especialmente vulnerables, nunca lo han sido, así como tampoco son héroes. Está bien eso de decir "personas con discapacidad" y no "discapacitados", porque estas personas no son discapaces de nada. Un sordo puede oír, con los ojos, un ciego puede ver, con sus manos, una tetrapléjico puede viajar, con la imaginación.

Fijaos, me he criado en un entorno formado por personas con discapacidad, y he acabado convirtiéndome en psicólogo. No hay muchas diferencias entre las personas que acuden a mi consulta y las personas con discapacidad. Las primeras tienen que enfrentarse a barreras psicológicas y emocionales. Las segundas a barreras físicas y, en muchos casos, sociales. Las barreras se saltan. Aunque haya que saltarlas cada día, todos los días. Y no hay persona en el mundo que no haya tenido que superar obstáculos en su vida.

Pero no está mal que a veces, para salir de nosotros mismos, de nuestro pequeño mundo con sus pequeños y grandes problemas, nos fijemos en esas personas que lo tienen un poquito más difícil que nosotros. No para caer en el fácil "hay gente que está peor que tú", sino para llegar al "hay gente que está peor que tú, y PUEDE".

Son un ejemplo positivo, un modelo. Quizá no sean héroes, pero sí que son personas con heroicidad.

He hablado bastante. Dejemos que hablen ellos.

Aquí tenéis un fantástico corto que nos enseña a oír... con el corazón. No os lo perdáis:


Os presento a Nick Vujicic, un modelo de vida: 


Y por último os dejo la página web del corto Cuerdas, ganador del Goya al mejor corto de animación 2014. La historia de amistad que surge entre una niña y un niño con parálisis cerebral. Yo lo he visto y os aseguro que es de esas historias que el corazón no olvida ya para nunca. Desde la página web podéis además comprar el corto y un cuento y estaréis contribuyendo a una aportación dirigida a la fundación NIPACE de niños con parálisis cerebral. Aquí, el enlace de la web del corto:


Y nada más, feliz día de las personas con discapacidad, que no fue ayer, que es hoy, y todos los días, porque no hay día que no podamos ser capaces de saltar una barrera que creíamos que no se podía saltar.

3 comentarios:

  1. Te felicito, este artículo me ha conmovido especialmente.
    Me encantó esa frase de hay gente que está peor que tú", sino para llegar al "hay gente que está peor que tú, y PUEDE". La recordaré más de una vez...

    ResponderEliminar
  2. La vida te da cada dia la oportunidad de demostrar tu amor por el progimo,
    no la desperdiciemos...

    ResponderEliminar