miércoles, 16 de agosto de 2017

DECÁLOGO PARA DESCONECTAR EN VACACIONES

A veces ni las vacaciones nos libran del estrés del trabajo.

Porque nuestro cuerpo es posible que se haya ido de viaje, pero nuestra mente sigue encerrada entre las cuatro paredes de la oficina.

Tranqui, nos pasa a todos (sí, a los psicólogos también), pero se le puede poner remedio. He aquí unos cuantos consejos (o tips, que suena más cool) para desconectar "totalmente" del trabajo en vacaciones:

1. Si sabes que tendrás que hacer alguna tarea en periodo vacacional, intenta hacerla antes. Yo por ejemplo escribí este post la semana pasada porque hoy estoy de vacaciones :)

2. Si temes encontrarte con un follón a la vuelta, en lugar de quitarte trabajo en vacaciones, lo que provocará inevitablemente quitarte tiempo de vacaciones, planifica la semana de tu incorporación antes de irte para que te dé tiempo a hacerlo todo sin prisas ni ataques de pánico.

3. Si puedes delegar, no lo dudes, DELEGA.

4. Apaga el móvil del trabajo si tienes uno. Si tu móvil personal es el mismo que el del trabajo, no te voy a decir que no cojas las llamadas, pero no tienes por qué hacerlo en el instante en el que estás disfrutando de algo importante.

5. Terminantemente prohibido hablar del trabajo.

6. Si surge algún imprevisto laboral que no te queda más remedio que atender, vale, hazlo, pero no pienses que eso estropea tus vacaciones. Dedícate a ello el tiempo que haga falta, ¡y luego vuelve a disfrutar!

7. Si te gustaría irte muy, muy lejos de tu jefe para olvidar su cara, y no te lo puedes costear, hay otras maneras de viajar: leer, meditar, naturaleza o playa, una cervecita en una terracita... En definitiva, el aquí y ahora es la mejor manera de viajar.

8. Duerme más, ¡por dios, duerme más, te lo has ganado el resto del año! Y si el calor te lo impide, el simple hecho de quedarse en la cama media hora más después de que suene el despertador, mmm... El simple hecho de no poner despertador... :O

9. Las vacaciones pueden ser una época excelente para desconectar de otras muchas cosas aparte del trabajo: dieta, gimnasio, suegros...

10. Cuando te entre la llorera porque están a punto de terminar tus vacaciones, recuerda la inmensa suerte con la que cuentas por tener trabajo, ¡y mándale una sonrisa a tu jefe!

Que disfrutéis mucho de vuestras vacaciones. Y los que no tengáis, de vuestros fines de semana, ¡qué también son vacaciones, aunque sean mini-vacaciones! :D Un abrazo.  

martes, 8 de agosto de 2017

EL GPS DE LA FELICIDAD

Si vas hacia el Norte, no puedes dirigirte al Sur, si te encaminas hacia el Oeste dejas a tu espalda el Este.

Los otros caminos no desaparecen, siguen estando ahí, pero tomamos una decisión consciente: elijo orientarme.

No podemos eliminar de nuestra vida las penas, amarguras ni el miedo, pero sí podemos escoger hacia dónde pongo el foco.

A la consciencia, en nuestro día a día, de esa elección, es lo que yo llamo el GPS de la felicidad.

Cuando me oriento hacia la gratitud en lugar de hacia la queja.

Cuando me oriento hacia el aquí y ahora en lugar de hacia el pasado o hacia el futuro.

Cuando me oriento hacia la compasión en lugar de hacia la crítica.

Cuando me oriento hacia la aceptación en lugar de hacia las expectativas.

Cuando me oriento al dar en lugar de al reclamar.

Cuando me oriento hacia la risa en lugar de hacia la lamentación.

Cuando me oriento hacia el amor en lugar de hacia el odio.

Cuando me oriento al Ser en lugar de al tener.

Estas elecciones conscientes las podemos poner en uso cada día, cada día de nuestra vida. Y por supuesto, seguiremos quejándonos, lamentándonos y, lamentablemente, odiando u odiándonos.

Pero ser conscientes de que esa elección existe, puede suponer una gran diferencia. Un abrazo.

miércoles, 2 de agosto de 2017

MINDFULNESS PARA APRENDER A CONVIVIR CON NUESTRAS EMOCIONES

Convivimos con nuestras emociones.

Y como en toda convivencia, hay algunas normas básicas que es necesario respetar.

Estas normas básicas, sobre todo en lo referente a nuestras emociones dolorosas (tristeza, ira, vergüenza, miedo, culpa...), son:

- No las reprimas. Acepta. Deja que estén, deja que pasen.

- No te recrees en ellas. Está bien que se presenten, no que te acompañen todo el día. Haz algo para sentirte de manera distinta.

- No dejes que te gobiernen. La emoción no decide. TÚ decides.

- No te sientas mal contigo mismo por sentir esas emociones. No añadas crítica ni culpa. Sé autocompasivo.

Si respetamos estas normas básicas de convivencias con nuestras emociones, las emociones estarán ahí y nos dolerán. Pero ya no nos limitarán ni incapacitarán ni serán las protagonistas de nuestra vida ni crearán conductas disfuncionales. Simplemente vendrán a hacer su función, y luego se irán.

El Entrenamiento en Mindfulness o Atención Plena en Emociones nos ayuda, al convertirnos en observadores del aquí y ahora interno, a ser más conscientes de cómo es nuestra convivencia con las emociones y a no vulnerar esas normas de convivencia.

Observando, simplemente observando. Sin represión, sin recreación, sin juicios de valor ni interpretaciones, sin crítica ni machaque. 

Por ello este viernes 4 de Agosto haré el Taller de Mindfulness en Emociones II, con nuevos ejercicios. Si puedes venir, te invito a asistir. Si no, te deseo desde aquí una convivencia respetuosa y muy, muy saludable con tu Universo Emocional. Un abrazo.